Noticia

El Instituto NOVA organiza la Conferencia Internacional REFAB 2018

Los días 1 y 2 de octubre 2018, en el Maritim hotel de Colonia (Alemania), se celebrará una nueva  Conferencia Internacional, organizada por el Instituto NOVA, para analizar la actual revolución mundial sobre producción de Alimentos y Biomasa (REFAB)   para poder alimentar de forma sostenible a la humanidad del futuro, usando nuevas estrategias con alta tecnología.

Antecedentes       

La agricultura actual tiene mala reputación social y es considerada más un problema que una solución. La desertificación y la pérdida de suelos fértiles, el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas contaminan suelos y aguas de riego, poniendo en peligro la conservación de la biodiversidad y el alimento para millones de personas. El excesivo uso de pesticidas tiene un fuerte impacto sobre el medio ambiente, matando no solo a los insectos, sino también a las abejas. El sistema de granjas de producción masiva lleva a enfermar a los animales, tratarlos con medicinas que luego pueden afectar a los humanos. La actual agricultura es una de las mayores fuentes del gas invernadero.

Por otro lado, las consecuencias del cambio climático requieren una reestructuración importante de la producción de alimentos a nivel mundial para proteger las cosechas. Incluso en Europa, este cálido y seco verano, está ocasionado severas pérdidas al campo. ¿Cómo podemos garantizar la seguridad futura de las cosechas en épocas de cambio climático? ¿Pueden digitalización, robotización, bioestimulantes y otras nuevas posibilidades ayudar a obtener alimentos en ciudades, mares y laboratorios biotécnicos, como soluciones a medio y largo plazo?

Soluciones

En palabras de Matt Ball, especialista en comunicación con los medios del The Good Food Institute en California, en estos momentos, las dos cosas más preocupantes respecto a industria de la alimentación son: cómo alimentar en el año 2050 a 10.000 millones de personas y lo que se hará para que la producción de alimentos afecte menos al cambio climático. Ball afirma que la agricultura hoy influye más en el calentamiento global que todo el sector del transporte en su conjunto. En su opinión la respuesta para resolver los mencionados problemas está en que la alimentación deberá basarse más en plantas y carne limpias.

Las consecuencias del cambio climático necesitan una reestructuración fundamental de nuestros métodos para obtener alimentos y los granjeros de todo el mundo buscan alternativas para proteger sus cultivos. La continuada sequía en Europa pide cambios y soluciones con urgencia.

La buena noticia es que la investigación y la industria buscan soluciones para producir en el futuro alimentos, piensos y biomasas que sean mucho más eficientes en el consumo de recursos y con un menor impacto en el ecosistema. Actualmente ingenieros e investigadores de todo el mundo desarrollan nuevas aplicaciones y tecnologías revolucionarias para evitar estos  problemas.

Por primera vez en la historia, hoy se conoce con detalle lo que significa ser un suelo saludable y el papel que juegan bacterias y hongos en la toma de nutrientes por las plantas y los árboles. Sabemos cómo hacer saludables y productivos los suelos para cultivo, usando bioestimulantes donde ciertas bacterias fijan el nitrógeno atmosférico, reduciendo el uso de nitrógeno adicional. También las granjas marinas o maricultura es otro nuevo campo que crecerá y llegará a ser un nuevo sistema de producción de organismos marinos para alimentación humana y animal, en pleno océano o con material oceánico pero colocado en estanques y alimentados con agua del mar.

Con las granjas caseras, que pueden montarse en nuestras cocinas, o las granjas verticales cuando se quieren tener a escala industrial, podemos obtener alimento saludable, de forma eficiente y en casa. También hay insectos, algas y bacterias que se pueden usar para desarrollar nuevas proteínas. Hay bacterias  que digieren el CO2 para convertirlo en proteínas comestibles en acuacultura.

Las Nuevas proteínas

Las proteínas son indispensables para la salud y la dieta de los humanos pero ¿ será posible suministrar a la creciente población mundial suficientes cantidades de proteínas a medio y largo plazo? Actualmente su origen recae de forma mayoritaria en proteínas de origen animal, lo que ocasiona considerables daños al medio ambiente. Hoy se estima que sobre el 60% de la biomasa mundial se usa para alimento animal, para obtener carnes, huevos y productos lácteos. La importancia de la acuicultura para suministrar alimentos seguirá creciendo hasta el momento en el que la pesca y ella contribuyan por igual, al suministro de alimento en el 2030. Pero la acuicultura también necesita grandes cantidades de proteínas, que originalmente están cubiertas por la pesca, lo que no será sostenible en el futuro.

La maricultura o granjas marinas, se están convirtiendo en una gran oportunidad, porque significa cultivar organismos marinos como fuente de pienso animal y comida para personas, tanto en el océano o en secciones oceánicas cerradas. La empresa española “Smart Floating Farms” presentará su sistema de plataforma flotante para la producción de alimento en el mar.

Para un mundo sostenible se requieren nuevas fuentes alternativas de proteínas con las que alimentar a la humanidad y a los animales. Además de las proteínas de origen vegetal, pueden obtenerse de algas o bacterias y la carne artificial puede obtenerse de cultivos celulares, que serán nuevas fuentes de proteínas. Todos estos caminos son fuentes sostenibles y eficientes para obtener proteínas y ya están siéndolo hoy, con bacterias capaces de transformar CO2 en proteínas.