Noticia

El CTCR apuesta por la eco-fabricación aditiva para la impresión 3D de componentes de calzado a partir de materiales residuales de la propia industria

La elevada exigencia ya no solo del consumidor final, sino también de las incipientes normativas en cuanto a las restricciones de emisión de agentes contaminantes, influye de una manera más que evidente en la obligatoriedad de abrir nuevas vías de producción responsable a través de la investigación con nuevos materiales, pero también de la revalorización de residuos.

El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, CTCR, avanza en la investigación y desarrollo de un nuevo proceso de eco-fabricación aditiva, que, se enmarca en el proyecto ECORIOFAB y cuyo principal elemento innovador se basa en la obtención de una nueva gama de materiales, que incluyan en su composición residuos provenientes del calzado, como consecuencia de su fabricación o futura reutilización. Para ello, se utilizarán diversas técnicas de tratamiento de residuos, combinadas con la fabricación aditiva o impresión 3D de materia prima consumible, consiguiendo elaborar un novedoso material, a partir del cual se fabricarán componentes de calzado (tacones, suelas, punteras…).
Gracias a este proyecto, los investigadores del CTCR van a apostar por las siguientes tecnologías en auge:
•Economía circular de materiales compuestos complejos: permitirá dar una segunda vida útil a materiales de alto valor añadido para el sector calzado.
•Métodos de análisis y simulación por elementos finitos (MEF): gracias a esta tecnología se podrán realizar un mayor número de pruebas de materiales evitando la tradicional metodología de la prueba y error.
•Modelado 3D: permitirá generar diseños tridimensionales de los prototipos que se elaborarán en las fases avanzadas del proyecto.
•Fabricación aditiva mediante impresión 3D: utilizando diferentes tecnologías para conseguir múltiples resultados.
•Moldeo por inyección de material: permitirá generar los prototipos funcionales finales.
Gracias a todo lo anterior, esto permitirá que algunas empresas que actualmente no apostaban por esta tecnología, puedan emplearla debido a la disminución de costes, tiempos y esperas, permitiéndoles tener un nuevo modelo de negocio que favorecerá su integración en este sector tradicional del calzado.

Tecnología al alza
El calzado o sus componentes impresos en 3D son actualmente una tendencia imparable en la industria y va encaminada a convertirse en un interesante mercado. Se prevé que el calzado confeccionado con fabricación aditiva genere a finales de esta década unos ingresos globales por valor superior a 5.800 millones de euros, lo que supondrá el 1,5 por ciento de la industria zapatera mundial. Asimismo, se calcula que para el 2023, sólo las ventas de piezas de calzado impresas con tecnología 3D moverán 896,5 millones de euros en todo el mundo.